ÁBRETE A LA ABUNDANCIA ECONÓMICA

La palabra abundancia significa gran cantidad de algo, y puede ser usada como sinónimo de prosperidad, riqueza o bienestar. Pero realmente la relación con la abundancia económica es algo muy diferente para todos, pues depende de las creencias que sobre el particular tenga cada persona. Dichas creencias e ideas comienzan a instalarse en cada uno de nosotros por la información que recibimos sobre el dinero en nuestra familia o en la sociedad en la que crecimos, y después por las experiencias que durante nuestra vida tuvimos con el dinero. De acuerdo con esto, es normal que muchos conciban el dinero como un karma, o como algo muy difícil de conseguir, porque esto aprendieron de sus padres; otros que consideren que nunca ha faltado, pero que hay cosas que simplemente nunca podrán tener, por que son para otros; otros por ejemplo, consideran que el dinero debe ahorrase, cuidarse mucho, no malgastarlo, porque en el futuro puede faltar. Todas estas ideas y creencias nos impiden reconocernos como seres infinitamente prósperos, abundantes y merecedores de bienestar, del más grande bienestar.

Es importante recordar, que nuestros pensamientos, sentimientos y emociones, tienen energía, si somos seres negativos nuestra energía es baja, densa y pesada; mientras que si somos seres positivos nuestra energía es alta, liviana y fluida. Así que si queremos ser prósperos, pero pensamos que el dinero nunca nos llega, que es difícil conseguir trabajo, que siempre nos quedan debiendo, y que nunca nos reconocen laboralmente, es eso lo que en efecto atraeremos a nuestras vidas, porque estamos vibrando en una energía de carencia. Recuerda que aquello en lo que nos enfocamos es lo que atraemos, para entender esto es importante adquirir consciencia de que cada uno de nosotros es una expresión divina de Dios, por ello el Universo confía absolutamente en nosotros, en lo que creemos y en lo que queremos, y creemos y queremos aquello en lo que enfocamos nuestros pensamientos y energía, así que a pesar de que el Universo tenga otras cosas para nosotros, siempre nos dará aquello que le hayamos pedido a través de nuestros pensamientos y energía, así de manera consciente no nos guste.

Así que si queremos cambiar nuestra realidad económica y materializar eso que de manera consciente tanto anhelamos, primero debemos cambiar nuestros pensamientos, sentimientos y emociones, para que así cambie nuestra energía. Para avanzar en este proceso, aquí van algunas recomendaciones que los ángeles de luz han entregado en muchas de las consultas que he realizado:

  1. Van a tomarse un día para ustedes. Ese día se van a ubicar en un lugar donde no haya interrupciones y van a encender una velita de color blanco, recordemos que el fuego nos ayuda a transformar, a limpiar, a armonizar, así que podremos hacer esta tareíta de manera muy tranquila. Y van a pedir la presencia de sus angelitos de la guarda y del Arcángel Uriel, y les van a pedir que los ayuden a identificar todas las ideas y creencias limitantes que tienen respecto al dinero y a la abundancia económica.

Van a tomar unas hojitas y van a anotar todo lo que piensan sobre el dinero sin parar. Escriban como ha sido su experiencia con el, que aprendieron de sus padres al respecto, que les preocupa en materia económica en este momento, que impedimentos/miedos tienen en su vida en cuanto a la abundancia, y que hacen para resolverlos, por ejemplo, si no tienen trabajo que hacen para resolverlo, no solo físicamente, sino cuál es su actitud, piensan positiva o negativamente. Cuando hayan terminado y consciente de toda la energía que han emanado y que han concentrado a raíz de esos pensamientos, van a pedirle al Universo, a Dios, a la Fuente (como le llames) que envíe a sus ángeles sanadores, para que cancelen todo eso y los efectos que haya tenido en su relación con la abundancia, y que transformen todo eso en amor para ustedes y para el mundo. Van a dejar esas hojas por un día con su noche (24 horas) junto a la velita, y déjenla encendida hasta que se termine completamente.

Al otro día van a leer lo que escribieron y a quemarlo usando otra velita blanca (déjenla encendida hasta que se termine completamente), las cenizas las van a botar fuera de su casa, despidiéndose de todo esto. Y van a agradecerle al Universo y sobre todo a ustedes mismos por esta nueva oportunidad que se están dando de empezar de nuevo y de conectarse de manera amorosa con la abundancia.

  1. Cumplido lo anterior y cuando se sientan física, emocional, mental y energéticamente más livianos si lo sienten pueden hacer lo siguiente:

Durante 21 días antes de dormir van a hacer una pequeña meditación, van a cerrar sus ojitos y a solicitar la presencia del Arcángel Uriel que es el arcángel que nos ayuda a tomar decisiones, a solucionar problemas, a reconocer que somos merecedores de amor y abundancia, proporcionándonos claridad y abriéndonos los caminos. Y le van a pedir que los llene con su amor y su luz, mientras visualizan que eso sucede, y repiten el mantra “yo soy uno con el universo aquí, ahora y siempre, yo soy amor, yo vibro en amor, soy un imán de amor y abundacia iilimitados”. Sientan como ustedes son amor. Recuerden que el amor es la energía que nos da la abundancia y la prosperidad. El amor nos abre los caminos. Desde el amor toda preocupación deja de tener valor, todo tiene solución.

Y desde ahí aprovechen y sin reprimirse pídan lo que quieran de verdad, no lo que necesitan, pues si piden lo que necesitan están vibrando desde la carencia, recuerden que han venido a ser felices y a disfrutar de todo lo que tiene el Universo nos tiene para ésta tercera dimensión, así que pidan lo que quieren desde el amor, y visualícenlo desde el bienestar que les genera. Si han creído que su problema es el dinero, pidan que les llegue y que les sobre, que les sobre para compartir y ayudar a otros, pero sobre todo a ustedes, por ahí empieza la ayuda, pidan que les sobre el dinero para ponerlo en circulación, pues entre más ponemos en circulación el dinero más ayudamos a otros, pidan dinero para hacer realidad sus sueños, para ser felices. Pero también pidan ayuda para usarlo adecuadamente, recuerden que todo es bueno, en lo que debemos enfocarnos es en usar todo adecuadamente, usarlo con amor. Recuerden también que el Universo es abundante e infinito, y quiere darnos todo lo que tiene.

Dentro de lo que pidan incluyan la capacidad de recibir, porque si no tampoco podrán dar. Visualícense con todo eso que quieren y el bienestar que eso produciría para ustedes. Póngan en movimiento su abundancia para dar y recibir, para recibir y para dar. Pidan de forma específica lo que quieran, pero sin poner nombres, sólo enfocándose en lo que quieren y en como eso los haría sentir. Den las gracias y confíen en que ya se está moviendo todo hacia ustedes, que esa energía ya está en acción.

Repitan: “Yo soy la abundancia del Universo fluyendo en mi aquí, ahora y siempre”.

Y sientan que ustedes son la abundancia en acción.

Imaginen ahora que el Arcángel Uriel los baña a ustedes y a todo lo que les rodea, a todas sus creaciones, en una luz dorada que es la abundancia. Luego agradézcanle.

Al finalizar, se desconectan simplemente abriendo los ojos cuando se sientan listos.

  1. Por último, recuerden que el Arcángel Uriel está para ayudarlos, pero que el trabajo de conectarse y de vivir en abundancia es suyo, así que vigilen sus pensamientos, sus emociones, sus sentimientos, con el fin de que siempre estén alineados con el amor y la abundancia. Eliminen las ideas de buscar, y acogan la idea de encontrar, y sin duda lo que anhelan llegará. Recuerden que somos los arquitectos de nuestra vida, y que nuestra actitud es fundamental para que las cosas lleguen, confíen en que lo tienen todo al alcance de la mano y dejen que el Universo, Dios, la Fuente haga el resto.

Esperamos que este blog y los consejitos que contiene les sean de utilidad, y les permitan recordar que todos estamos aprendiendo y que en este camino no estamos solos, hacemos parte de un hermoso plan.

 

Falon Ramírez Aya

Canalizadora de Seres de Luz